La Manchester de España

Asentado en una zona húmeda, propiciada por la desembocadura del río Besòs, se encuentra el barrio del Poble Nou.


Entre los siglos XII y XIII esta zona se usaba como pasto para el ganado y empiezan a aparecer masías, como la de Can Canals o la del Taulat d'en Llimona. La vida exclusivamente agraria duró hasta el siglo XVIII. Pero la construccion del cementerio, la casa de Cuarentena y las primeras fàbricas hacen de esta zona hacen que el barrio se industrialice.

Hacia la década de 1840-50 debido a la concentración de habitantes al sur del barrio de Sant Martí se le bautiza como "Pueblo Nuevo".


Vamos a empezar nuestro paseo en Can Ricart, uno de los puntos emblemáticos del Poblenou industrial. Empezado a construir en 1852, este complejo industrial de 21.000 metros cuadrados se dedicó durante décadas a la confección de tejidos. Una vez extinguida su actividad, la plataforma vecinal “Salvem Can Ricart” se movilizó con la intención de preservar íntegramente el recinto. Lamentablemente, Can Ricart, que espera todavía ser rehabilitado para convertirse en no se sabe qué, ofrece hoy un aspecto desolador.

Junto a Can Ricart se encuentra el Parc del Centre del Poblenou, un espacio verde de más de 55.000 metros cuadrados Este parque es obra de Jean Nouvel.

Atravesamos la Diagonal que en este tramo final une la plaza de las Glòries con el mar. En la plaza de las Glòries hubo otra de las grandes industrias del Poblenou, la Hispano Olivetti, que cerró en 1987.

Tomamos la calle Bilbao, a la izquierda, y, a continuación, el camí antic de València, a la derecha. Enseguida llegaremos a Can Felipa que fue una fábrica textil que cerró en 1978. Restaurado en 1991 por el arquitecto Josep Lluís Mateo, este edificio con aire de castillo francés alberga hoy un club deportivo municipal.

No muy lejos de aquí, se encuentra la rambla del Poblenou Aunque fue bautizada como Passeig del Triomf, todo el mundo ha llamado a esta calle, desde sus inicios, Rambla del Poblenou; nombre que adoptó oficialmente en 1986 donde destaca el Casino de l’Aliança (en el número 42), sede de una entidad recreativa y cultural creada en 1869 (si bien el edificio actual es de 1929).

En el chaflán de enfrente, la horchatería Tío Che, que lleva sirviendo sus productos, primero en la Barceloneta y más tarde en el Poblenou, desde principios del siglo XX. Su fundador, Pere Joan Iborra, llegó a Barcelona desde La Nucia (Alicante) en 1912, con la intención de embarcarse hacia América. El azar quiso que perdiese el barco y que se quedase aquí para hacer fortuna elaborando horchata y helados. “Che, prova això!”, era la frase con que ofrecía refrescos a los transeúntes, que lo rebautizaron con el mote de “Tío Che”.

Una vez rambleada la Rambla, tomamos la calle del Taulat hacia la izquierda para girar a la derecha en Topete y llegar a la plaza Prim, que se había llamado plaza Isabel hasta la revolución de 1868. Aquel año el general Prim no sólo echó a Isabel II de España, también desterró su nombre de este lugar. Esta bella placita fue en su día el centro de la parte más antigua del Poblenou, la barriada del Taulat, un interesante conjunto de casitas bajas de mediados del siglo XIX, prácticamente desaparecido a causa de “reformas” recientes.

Siguiendo la Calle Taulat, llegaremos al cementerio de PobleNou. Este cementerio se pensó como solución a los problemas de insalubridad ocasionados a los literalmente amontonados habitantes de la ciudad amurallada por las fosas parroquiales que existían en el interior de la misma. siendo el primer cementerio de la ciudad construido fuera de la zona amurallada.

El cementerio fue destruido por las tropas napoleónicas. En 1813, un joven arquitecto italiano llamado Antonio Ginesi fue el encargado de construir el nuevo recinto funerario. Desde su inauguración, el Cementerio de Poblenou ha sufrido numerosas modificaciones y ampliaciones. La más importante se produjo en 1849; en ese año Joan Nolla En ese nuevo espacio se pone de manifiesto la voluntad de la burguesía barcelonesa de mediados del siglo XIX de exhibir, hasta en sus tumbas, su opulencia y prestigio social.

El barrio ha pasado por varias transformaciones pasando de ser "la Manchester Española" a lo que es ahora, un barrio tranquilo y caminable, un oasis dentro de Barcelona.

...

Este texto se ha escrito gracias a:
www.barcelonaapie.wordpress.com
www.arxiuhistoricpoblenou.cat


Comentarios

Entradas populares